domingo, 10 de junio de 2007

Trayectorias de la violencia escolar

•Un ejemplo clásico que explica el efecto mariposa consiste en soltar una pelota justo sobre la arista del tejado de una casa varias veces; observándose como pequeñas desviaciones en la posición inicial pueden hacer que la pelota caiga por uno de los lados del tejado o por el otro, conduciendo a trayectorias de caída y posiciones de reposo final completamente diferentes. Cambios minúsculos que conducen a resultados totalmente divergentes
•Del mismo modo, en crestas de cumbres de montañas donde sobreabundan masas acumuladas de nieve , un simple copo que caiga y se deposite en esa masa puede producir corrimientos y avalancha incalculables , con resultados ,algunas veces, trágicos.
•La cuestión , se concluye , es que las trayectorias o recorridos de la violencia escolar hacia cualquiera de sus” atractores” puede ser totalmente impredecible , y el lugar final concreto , singularmente escuelas , donde se deposita , por evidente, inenarrable , y otro más, que cualquier factor violento, por muy pequeño que sea puede iniciar, gatillar y generar por su incidencia ,percusión , en un sistema violento instalado, una eclosión de violencia de factura desconocida .
•En este orden la segunda cuestión consiste en preguntarse por la trayectoria que elegirá el copo de la violencia escolar para depositarse en la cumbre sobrenevada y luego lanzarse a través de avalanchas por cualquier trayectoria que la conduzca hacia sus diez y únicos atractores, depositados cerca de las cumbres, a media montaña o en los valles.
•La naturaleza de las trayectorias de la violencia escolar hacia sus atractores son , acorde con la teoría del caos, consideradas y así denominadas como “extrañas”, distintas de las periódicas o pendulares que siguen ciclos fijos , susceptibles de medida y predicción.
•Por tanto, sobresalen dos conceptos que pueden explicar las trayectorias extrañas de la violencia escolar hacia sus “atractores” ,primero , mediante análisis y proceso de identificación de las pequeñas desviaciones que la violencia escolar mantiene en su posición inicial , y segundo por la fuerza , intensidad de los “ atractores”.
•Consecuentemente el efecto mariposa de la violencia escolar se puede posicionar y medir en la relación de coordenadas del peso /nivel de violencia que soporta una unidad escolar en un determinado tiempo y espacio , y probables trayectorias extrañas , derivadas de la capacidad de sus atractores.