sábado, 9 de junio de 2007

Protocolo de actuaciones ante una tragedia escolar

1º.- Los profesores propiciaran la calma y el control emocional de sus alumnos mediante la manifestación de conductas no ansiosas o de carácter asustadizo, sentimientos y comportamientos que imitarán los niños.
2º.- Los profesores deberán asegurar, con rotundidad, a los niños que están a salvo y seguros, después de argumentar las informaciones que posean.
3º.- Los profesores trasmitirán a los niños que personas altamente cualificadas y solventes, a la par que de sobrada confianza están dispuestos para solucionar el problema.
4º.- Los profesores harán saber a sus alumnos que las perturbaciones que
sienten son normales y además, las adecuadas, al tiempo que facilitaran y
consentirán que los alumnos hablen y manifiesten las sensaciones que
experimentan a fin de ayudarles a tomar las decisiones más correctas.
5º.- Los profesores deberán estar al tanto de las emociones más exageradas que manifiesten los alumnos, tarea en la que deberán colaborar aquellos alumnos que controlen sus emociones y que voluntariamente se presten a atender a sus iguales.
6º.- Los profesores, controladas las emociones de los alumnos, darán la información más correcta y adecuada que proceda.