domingo, 10 de junio de 2007

los maestros ante las primeras advertencias

El DSM III considera doce criterios que deben ser considerado entre los menores de quince años, y si se cumplen tres, serían señales inequívocas de primeras advertencias, a saber vagancia, expulsión de la escuela, fuga del hogar, mentiroso persistente, relaciones sexuales reiteradas, ingesta abusiva de alcohol y abuso de sustancias, robos, vandalismo, rendimiento escolar mediocre, violación de normas y peleas.

Por tanto los maestros deberían considerar e insistir en:


1.- Reconocer aquellas conductas relacionadas con la intoxicación alcohólica y estupefacientes, y los cambios físicos y emocionales que el consumo de aquellas sustancias producen en el organismo.

2.- Conocer a los escolares que aceptan su relación con sustancias adictivas y alcohólicas.

3.- Indagar si existe consumo de alcohol y drogas entre los alumnos que presentan problemas en la escuela o han sido etiquetados como difíciles.

4.- Conocer a alumnos que tienen caracteres explosivos, que fracasan en la resistencia de impulsos, que les conduce a actos peligrosos para ellos o hacia sus compañeros, y que no controlan la tensión de los mismos.

5.- Tomar decisiones preventivas, de carácter primario, después de informar y advertir al equipo directivo escolar, y autorizado por el mismo, frente a alumnos con problemas iniciáticos, y siempre que estén capacitado para ello, y no aplicar medida disciplinaria, de carácter arbitrario, inadecuado o que no ofrezca alguna alternativa de ayuda.